Caballitos de mar, ¿en serio? Un breve viaje por África Occidental

by André Cisneros-Montemayor

[English version]

Un puerto pesquero en algún lugar de Senegal o Gambia, sobre la costa oeste de África. Es un día caluroso, húmedo y lleno de insectos, las piraguas vienen llegando y hay un caos organizado por todos lados. Nos movemos entre porteros y seleccionadores de pescado, cuidándonos de las carretas con burro que pasan volando, llenas de pescado. Las mujeres se sientan a destripar y filetear entre pequeños arroyos de aguas negras del pueblo y sangre de pescado que fluyen hasta el mar. Le saco la vuelta a un montón de tiburones aleteados pudriéndose, un balde de pulpos y sepias de todos colores y tamaños, doy un vistazo a caparazones de tortuga viejos y una grande mantarraya, y contemplo un interminable flujo de peces tropicales y pelágicos que van llegando balde por balde. En el fondo hay un monte de conchas de caracol lleno de moscas, y un pequeño ejército de hombres y mujeres echando más encima después de sacar el caracol de cada concha, rompiéndolas con una barra de fierro. He visto escenas como esta en todo el mundo, pero nunca entre tanta pobreza…

…y yo vengo a preguntar acerca de los caballitos de mar.

9 Joal landing fish

Un puerto pesquero en Senegal.

Ahora, como rápida historia personal, al crecer alrededor de la pesca todavía recuerdo escuchar acerca de éste u otro conservacionista (a menudo extranjero) y su plan para salvar algo en el mar, normalmente involucrando el cerrar alguna pesquería. Por lo tanto fui el primero en pensar en lo irónico de mi viaje mientras iba recorriendo la playa con mi agua embotellada (ah, como se invierten los papeles) y, a través de mi intérprete, Boiro, preguntando a los pescadores acerca de su trabajo. ¿Vio caballitos de mar hoy, cuántos, etc.? Usualmente, una mirada inicial de sospecha se reemplazaba con otra de sorpresa (y tal vez con algo de burla) al aceptar que sí, este ‘toubab’ (blanco) viene de estudiante y sólo quiere saber acerca de los caballitos de mar. Caballitos de mar, ¿en serio?

Los caballitos de mar están listados en un apartado de la Convención sobre el Comercio Internacional en Especies Amenazadas, lo cual significa que pueden capturarse legalmente en un país, pero requieren de un permiso para poder exportarse. Las exportaciones desde África Occidental a Asia (donde se usan en la medicina tradicional) han incrementado rápidamente, pero todavía no se sabe muy bien en dónde se están capturando y si existen exportaciones ilegales. Mi trabajo consiste en continuar una investigación comenzada hace un año y estimar cuántos caballitos de mar están siendo pescados, como se comercializan dentro del país, cómo es que se exportan y de qué manera (o si) están actuando las autoridades.

17 Joal SH All not measured a

Caballitos de mar secos obtenidos de un comerciante.

Después de un mes de investigación en Senegal y Gambia, tenemos mejor idea de lo que sucede. Primero que nada, a nadie le interesan demasiado los caballitos de mar. Los pescadores los atrapan por accidente de vez en cuando; algunos mercaderes los compran y revenden, y poco a poco se acumulan más caballitos de mar mientras el comercio fluye hacia Dakar, la capital de Senegal. Al preguntarle qué porcentaje de su negocio significarían los caballitos de mar, el dueño de una planta procesadora de mariscos y el exportador (legal) más importante de caballitos de mar en la zona se río y dijo “0%”. Después de conocer su planta, le creo. De hecho, muchas autoridades gubernamentales, científicos e incluso algunos pescadores no sabían que existía el comercio de caballitos de mar.

Esto es un ejemplo clásico del fenómeno del aumento en escala que se da en las pesquerías. Aún si un pescador por sí mismo solamente captura caballitos de mar de vez en cuando y por accidente, los miles de piraguas y barcos industriales en la región significan que cada año se capturan 1.8 toneladas de caballitos de mar (casi 300,000 individuos), más de seis veces la cantidad reportada en las exportaciones legales. El resto se lleva a Asia ilegalmente, ya sea por las tripulaciones de barcos asiáticos al regresar a sus puertos, o bien por exportadores clandestinos. Esta diferencia entre la percepción y la realidad es otro ejemplo del gran problema mundial con la captura no reportada, que afecta a las caballitos de mar y muchísimas otras especies.

TwoSH

Un par de caballitos de mar (Hippocampus algiricus), cerca de la frontera entre Senegal y Gambia.

Y bueno, ¿qué significa todo esto para los caballitos de mar en África Occidental? Todavía estamos averiguando, pero el problema se ha identificado sin duda. Y aunque la captura estimada de caballitos de mar representa tan sólo una milésima de uno por ciento de la captura pesquera total de Senegal, las autoridades mostraron un gran interés en nuestros resultados. Lo que sí sabemos es que el saber que existe un problema es el primer paso hacia el comercio sustentable de caballitos de mar en la región. Después de completar el estudio, compartimos los resultados en una reunión incluyendo autoridades de varias dependencias del gobierno, organizaciones no-gubernamentales conservacionistas, académicos y exportadores. Ahora saben qué es un caballito de mar, cómo es que los machos cargan con los huevecillos, cómo diferenciarlos de las hembras, dónde y cómo se capturan, cómo se exportan tanto legal como ilegalmente y porqué habría de importarles (cuando menos, sanciones de comercio internacional). Lo más importante fue que los participantes mismos rápidamente tomaron la discusión acerca de cómo resolver el problema y otros parecidos (por ejemplo, la exportación ilegal de aletas de tiburón) y ya han empezado a realizar cambios. Del lado de la biología/ecología, triplicamos la cantidad de especímenes observados en ésta región y los encontramos por primera vez en su hábitat natural.

Los países en desarrollo se enfrentan a muchos problemas económicos y sociales muy serios, que parecen trascender por mucho a cualquier preocupación ambiental por más legítima que sea. A final de cuentas todos los problemas a resolver forman parte de una misma línea de necesidades, que debe abordarse en conjunto; la pesca sustentable es un paso hacia adelante. El trabajo en África me ha hecho darme cuenta de que, si sólo nos enfocamos a resolver los problemas más grandes, puede que algún día nos demos cuenta que las pequeñas batallas en la conservación ambiental se perdieron en el inter. Así que si tu trabajo de conservación parece inconsecuente en un país con otras necesidades, recuerda que cada pequeña mejora importa.

¡Y llévate tu agua embotellada!

DCIM100GOPRO

Mi interprete y ayudante, Ibrahima Boiro.

DCIM100GOPRO

Buscando caballitos de mar con pescadores buzos.

Leave a Reply